Una mujer ganó 10 millones de dólares tras pulsar accidentalmente el botón equivocado de una máquina expendedora

Ganó 10 millones de dólares tras pulsar accidentalmente el botón equivocado de una máquina expendedora… LaQuedra Edwards estaba en un Vons en Tarzana en noviembre cuando puso $40 en una máquina expendedora Scratchers de la Lotería de California.  Cuando estaba a punto de elegir qué juegos quería, dijo, «una persona grosera» se topó con ella.

1) Una experiencia indescriptible, Ganó 10 millones de dólares tras pulsar accidentalmente el botón equivocado de una máquina expendedora.

Según Edwards, el impacto del extraño chocando con ella hizo que presionara un número en la máquina que no pretendía. Salió un boleto Scratchers de $30 200X, que no tenía intención de comprar.

«Simplemente chocó conmigo, no dijo nada y simplemente salió por la puerta» recordó Edwards, como se describe en un comunicado de prensa emitido por la Lotería de California el miércoles.

Contó que se molestó no solo porque la persona se topó con ella, sino también porque había gastado el 75 % de su dinero de la lotería en un boleto en lugar de poder comprar su selección habitual de favoritos de menor precio.

Edwards regresó a su auto y comenzó a raspar el boleto de $30. Fue entonces cuando se dio cuenta de que había ganado el premio mayor del juego: $ 10 millones.

2) Todavia no puede creer lo que sucedio

«Realmente no lo creía al principio, pero entré en la Autopista 405 y seguí mirando  y casi choco mi auto», dijo Edwards, según el comunicado. «Me detuve, lo miré una y otra vez, lo escaneé con mi aplicación  y seguí pensando: ‘Esto no puede estar bien'».

«Todavía estoy en estado de shock», agregó. «Todo lo que recuerdo haber dicho una vez que descubrí cuánto acabo de ganar fue: ‘¡Soy rica!'».

El supermercado recibió un bono de $50,000 por vender el boleto ganador. Según el comunicado de prensa, Edwards planea usar sus ganancias para comprar una casa y lanzar una organización sin fines de lucro.

A veces la suerte esta a la vuelta de la esquina, no hay que desesperar hay que estar atentos. Para que en el momento que golpee nuestra puerta sepamos administrarnos para poder disfrutarla.